Se impone la necesidad de realizar ajustes económicos en la sociedad cubana

20101030163827-imagescax52455.jpg

Si bien es cierto que el Socialismo no se rige por leyes ciegas, su capacidad de ser perfeccionado exige cada vez más de ajustes económicos que le permitan consolidar aquellos sectores que se han  quedado rezagados.

El caso particular de Cuba, un pequeño país bloqueado y hostigado prácticamente desde el triunfo mismo de la Revolución, exige una revisión a fondo de la economía en la búsqueda incesante de mejoras sustanciales, y sobre todo, dirigidas a la elevación de la calidad de vida del pueblo.

En la actualidad las plantillas infladas se han convertido en el eje del problema, por lo que un  profundo proceso de revisión en ese sentido, con la colaboración de los propios trabajadores, los respectivos sindicatos y las administraciones, vale la pena cuando se trata de lograr más con menos y alcanzar la eficiencia imprescindible en cada rama o sector.

Sin embargo, a diferencia del Capitalismo que echa a la calle a los obreros ante etapas de crisis económica, en Cuba se buscan alternativas para que nadie quede desamparado, y el trabajo por cuenta propia con regulaciones y derechos viene a convertirse en una verdadera opción.

Esta etapa requiere de una labor paciente y con los pies bien puestos en la tierra, porque en realidad hay sectores que demandan fuerza de trabajo, sobre todo en la agricultura y la construcción, donde mucho habrá de hacerse para materializar la alimentación del pueblo y la ejecución de numeras obras, sobre todo viviendas.

Se trata entonces de un proceso de reorganización de la fuerza laboral, la que será ubicada donde verdaderamente haga más falta y quienes realmente cumplan su cometido en la labor cotidiana sin elevar los costos o disminuir utilidades.

Por ese camino transitan ahora los cubanos, prestos a empeños superiores y convencidos que la economía necesita de un viraje que le permita en condiciones de país subdesarrollado y bloqueado, avances incuestionables para proseguir por el camino de la exitosa edificación de la sociedad socialista.