Actualizar el Socialismo: única opción posible

20101114025916-socialismo.jpg

El haber escogido el Socialismo como sistema sustentable y dirigido al avance de la calidad de vida del pueblo, tiene para los cubanos un denominador común: proseguir por el camino emprendido y sin titubeos perfeccionar la sociedad hecha Con todos y para el bien de todos.

A sabiendas que esa Formación Económico-Social tiene sus particularidades y leyes generales, en Cuba esa única opción posible está en manos de una mayoría, las masas que desempeñan su papel en medio de dificultades impuestas a partir de la actual crisis económica mundial y un férreo bloqueo imperialista que ya rebasa el primer medio siglo.

Como país pequeño, con escasos recursos naturales pero con suelos muy fértiles, corresponde agilizar la agricultura y lograr una diversificación que determine más alimentos en manos de la población.

El Turismo tiene también un gran peso en el desarrollo económico, para lo cual se ha implementado un sector que abarca varios parajes del archipiélago con instalaciones confortables y el óptimo aprovechamiento de la naturaleza.

A la industria, por su parte, también le corresponde desempeñar un importante papel, sobre todo la del níquel con significativas reservas del mineral y un personal bien preparado para su procesamiento.

En el país se implementan fructíferos convenios de cooperación, principalmente con la República Bolivariana de Venezuela y otras naciones del ALBA, así como socios de diferentes latitudes.

Se buscan soluciones en cuanto a la reorganización laboral, al óptimo aprovechamiento de los recursos disponibles y por fórmulas que aseguren mayor producción, eficiencia y calidad.

Las conquistas de la Revolución: Educación y Salud, se mantienen y perfeccionan, mientras en otros sectores como el Deporte y la Cultura, afloran mecanismos que hagan posible su propio sustento.

Con los pies bien puestos en la tierra en Cuba se trabaja por asegurar la continuidad histórica de un sistema que se levanta hoy por siempre y demuestra su valía, pese los fallidos intentos de destruirlo.

Actualizar el Socialismo no es una mera consigna ni mucho menos, al contrario, es la única opción posible cuando se trata de proseguir por el rumbo trazado sin echar a un lado una doctrina proletaria que ha traído innumerables ventajas para todo un pueblo en Revolución.