En Cuba no habrá marcha atrás

20101226235227-imagescay1q96a.jpg

El Primero de Enero de 1959 triunfó en Cuba una Revolución que por su carácter democrático-popular, agrario y antiimperialista, demostró a las claras que las pretensiones que  muy en serio se tomaban iban mucho más allá de retóricas o falsas promesas.

Lo anunciado por Fidel Castro en su alegato de autodefensa La Historia me absolverá que devino Programa del Moncada, fructificó a partir de las primeras medidas tomadas por el nuevo gobierno y se hizo más patente aún a partir de la proclamación del carácter Socialista en abril de 1961.

Ha transcurrido más de medio siglo y todo el pueblo en torno a su Revolución ha hecho suyas las palabras de Fidel de que “de ahora en lo adelante todo será más difícil”, en un camino lleno de obstáculos pero que a golpe de resistencia y audacia le ha permitido a la nación transitar libremente hacia la edificación de la obra nueva.

Y en el empeño por destruir las conquistas, el imperio del Norte impuso un férreo bloqueo que mantiene pese la solidaridad internacional, mientras la crisis mundial globalizada hace mellas contra una economía que al afianzar al Turismo como opción para ingresar divisas, ha tenido que imponer una etapa de recuperación en varios sectores.

En Cuba se han tenido que implementar múltiples variantes para solventar la situación, cuando los socios del ex campo socialista de Europa del Este cedieron bruscamente y la Isla perdió de manera momentánea sus relaciones internacionales a gran escala.

Fue en esa etapa, denominada Período Especial, y cuando algunos en el mundo pensaban que sería el fin de la Revolución Cubana, que el pueblo supo sobreponerse, vencer las dificultades y salir adelante a costa de continuar por el rumbo trazado.

El país ha estado marcado por etapas difíciles, hostilidad, agresiones y actos terroristas, pero nadie ha temblado ni perdido el sueño, confiado una vez más en su inconfundible Socialismo y sus principales dirigentes como artífices de la certera guía para la acción.

Ahora en Cuba se abre un nuevo período, que a las puertas del Sexto Congreso de su único e invencible Partido Comunista, da la posibilidad a opinar, sugerir, perfeccionar y aprobar el Proyecto de Lineamientos Económicos y Sociales.

Es cierto que habrá cambios, pero para bien de la sociedad toda y sin renunciar en lo más mínimo al proyecto socialista, ese que desde 1961 rinde sus frutos pese los obstáculos y la necesidad de su perfeccionamiento en la cotidianidad.

En Cuba no habrá marcha atrás, eso bien lo saben los cubanos y sobre todo quienes padecieron el hambre, la miseria y la explotación de sucesivos gobiernos entreguistas que al servicio del amo yanqui preferían dar hasta el pan de cada día a cambio de enriquecerse los gobernantes de turno.

Habrá, sin duda, marcha hacia el futuro, ese que como expresara en una ocasión el Comandante en Jefe Fidel Castro, pertenece por entero al Socialismo.