Posada de paso por El Paso

20110114123742-posada-diablo.jpg

Como era de esperar, el juicio que se le sigue al terrorista confeso Luís Posada Carriles se ha convertido en ardid de la tergiversación y las calumnias, aunque de inicio siempre se dijo que sería juzgado por mentir, falsificar documentos o entrada ilegal al país.

De paso por El Paso, quien tiene en su haber una larga lista de fechorías, incluida la voladura en pleno vuelo de un avión de Cubana que costó la vida a 73 personas y la explosión de artefactos en instalaciones turísticas de La Habana, asiste a las vistas convencido de su total “inocencia”.

En este proceso amañado y como para salir del paso, andan sueltos los horrendos crímenes, la reiteración de continuar la lucha por “liberar a Cuba del Comunismo” y las ansias de dinero de un cubano-americano despreciable hasta la saciedad.

Habrá que esperar algunos días para que culminen los interrogatorios y las deliberaciones, en medio de la incertidumbre y le mediocridad más absoluta.