Independientes que no son tan

20110127021617-imagesca26zc3x.jpg

A alguien se les ocurrió llamarlos “independientes”. Pienso que sí, que son independientes del Estado Cubano, del resto de la tropa de la Batalla de Ideas; en realidad están independientes a su manera, pero…

Los hay de toda clase: egresados de universidades, técnicos medios, obreros calificados, con noveno grado aprobado, con vestimenta ridícula, semi o barbudos y peludos, vestidos al estilo jipi, en fin, de variadas formas y estilos.

Esos son los llamados periodistas “independientes”, que aparecen por doquier y hasta  se presentan como tales, aunque les quitan el apellido a la “profesión”.

Sin embargo, dependen de quienes a 90 millas los protegen, les pagan y les ofrecen villas y castillos.

Entonces, no son tan independientes ¿verdad?

Tanto que hay por hacer en Cuba de forma generosa y por el bien de la sociedad, para “independizarse” de esa forma e intentar ridiculizar una obra que ha costado y cuesta esfuerzo, voluntad, tenacidad y resistencia.

Así las cosas, los independientes obran a su forma, aunque bien lo saben, no gozan de la preferencia del pueblo. Ese que es la inmensa mayoría.