Ilusiones perdidas

20110204040433-imagesca55jk87.jpg

El tiempo ha dicho la última palabra: Cuba, contra viento y marea, no cede ni un ápice, sigue adelante con su Revolución.

Y en realidad han sido múltiples los riesgos desde aquel ya lejano enero de 1959, cuando los Estados Unidos iniciaron una ola de escaladas sin precedentes con el propósito de destruir las conquistas del noble y heroico pueblo.

Ambiciosos planes auspiciados por la Agencia Central de Inteligencia, CIA, han sido desmantelados uno tras otro, mientras la llamada Fundación Nacional Cubano Americana sigue aferrada en “devolver la libertad a la Isla”.

Sucesivas administraciones yanquis se han empecinado en recrudecer el bloqueo económico, financiero y comercial impuesto prácticamente desde el triunfo mismo de la Revolución.

Desde las entrañas del monstruo imperialista se han librado guerras biológicas, bacteriológicas, agresiones, actos terroristas, en fin, no han faltado las acciones de toda índole contra la nación caribeña.

Girón en 1961 demostró de lo que era capaz el pueblo, la crisis de octubre fue otra lección más y el derrumbe del Socialismo en Europa del Este cuando todo parecía imposible para los cubanos, trajo nuevos bríos y el deseo inmenso de seguir adelante.

Las ilusiones de quienes anhelan el retorno del Capitalismo en Cuba están perdidas, sobran hechos y la realidad así lo confirma: Primero se hundirá la Isla en el mar antes que devolverla al imperio arrogante y prepotente.