Imposible bloquear la verdad

20110208041642-imagesca4p14kf.jpg

Cuba, el pequeño país situado en el Mar Caribe y a solo 90 millas del imperio más poderoso de la tierra, sufre desde hace más de medio siglo un bloqueo económico, financiero y comercial sin paralelos en el planeta en que vivimos, sustentado solo por el hecho de tener una Revolución que echó por tierra la cadena de oprobios, dependencia e injusticias.

Nunca le convino a los Estados Unidos que en sus propias narices se proclamara la dignidad como principio y que la propiedad social sobre los medios fundamentales de producción se convirtiera en el mecanismo que posibilitara eliminar la explotación del hombre por el hombre.

Entonces a partir de enero de 1959 tratan de ensañarse, desmentir una y otra vez, difamar, actuar contra posiciones comunes de los pueblos del continente respecto a Cuba, en fin, hacen lo posible e imposible por desvirtuar la construcción de una sociedad hecha con todos y para el bien de todos.

Una y otra vez mienten, apañan a terroristas confesos para actuar contra la Revolución Cubana, apoyan a disidentes o en el peor de los casos actúan cínica y abiertamente para destruir el Socialismo en la Mayor de las Antillas.

Sin embargo, no han podido ni podrán bloquear la verdad, esa que siempre aparece y que alumbra de forma permanente a los recién nacidos, con una tasa de mortalidad de cuatro coma dos, a la par o por debajo de países desarrollados, incluso incomparablemente mejor que la de Estados Unidos.

Y qué decir de la Educación, ese derecho gratuito que toca a las puertas de cada cubano, sin distingos, solo con el denominador común de garantizar una cultura general e integral y cada vez más instrucción.

Prácticamente parafraseo lo expuesto por la colega Ana Hernández  Hernández en su blog al referirse al tema en cuestión, pero agrego y sin titubeos, que aun queda mucho por hacer y estoy seguro de que se hará, porque ansias hay para lograrlo entre todos los que aman la paz, la libertad y la justicia.

La verdad que exhibe Cuba siempre resultará imposible bloquearla, porque de antemano hay un sistema justo y preocupado por el pueblo, aun en condiciones muy difíciles para el mundo en que vivimos.

Existe además constancia, unidad, deseos de avanzar, odio a los mentirosos y hostiles, garantía para  resistir y vencer.