Amo esta Isla

20110214123938-imagesca4s4gw1.jpg

Del Cabo de San Antonio a la Punta de Maisí, Cuba entera nos regala más que un paisaje encantador, esa comunicación inconfundible de su pueblo, la unidad, la valentía y la resistencia sin límites hasta haber soportado por más de medio siglo hostilidades de todo tipo provenientes del imperio yanqui.

Pero lo que más llama la atención es que los cubanos nunca se rinden: cuando el denominado Período Especial se hizo más fuerte y la economía tocó a fondo, como resultado de la desaparición del Socialismo en Europa del Este y el arreciamiento del bloqueo de los Estados Unidos, se sobrepusieron y siguieron adelante.

Y no es para menos, las conquistas de todo un pueblo resultan elocuentes para defenderlas a cualquier precio, con el convencimiento de que solo triunfan quienes tienen la razón y resisten empeñados en una causa justa.

Por esa y muchas otras razones amo esta Isla, la de los cubanos dignos, la que forjaron Martí, Gómez, Maceo, Fidel y tantos otros, que sin mirar de qué lado se vivía mejor, sino de qué lado estaba el deber, emprendieron un camino, no por difícil, transitable y próspero.

Y cuando algunos envalentonados y apasionados por la riqueza material intentan destruir la Revolución, ahí está el pueblo, esa masa mayoritaria que bien sabe lo que vale una obra echa con todos y para el bien de todos.