Un mundo mejor es posible

20110222025126-images.jpg

¿Qué derecho tiene alguien para amenazar a los pueblos?, se ha preguntado el Comandante en Jefe Fidel Castro, al referirse a quienes se esgrimen como defensores de los Derechos Humanos y no hacen más que cometer fechorías que devienen agresiones e intromisión en cualquier parte del mundo, con el pretexto de “proteger” a los semejantes.

Se viven tiempos de revueltas, guerras genocidas, actos terroristas, barbarie, hambre, insalubridad, analfabetismo, desempleo, en fin, una situación tan desesperante como insensibles son los gobiernos de las grandes potencias, que encabezadas por los Estados Unidos, son los principales culpables de las tragedias.

"El principio de la fuerza como única justificación para realizar  crímenes en el mundo es imponer una tiranía nazifacista universal", ha sentenciado el compañero Fidel, a sabiendas de una realidad tan palpable como indeseada, que violenta la especie humana y agiganta la explotación del hombre por el hombre.

No cabe duda que hace falta despojarse para siempre del engaño, la hipocresía, el doble rasero, el afán de riquezas y sobre todo de la falsedad de creerse dueños del mundo, sin olvidar que los humanos que habitan el planeta tierra tienen  derechos por los que luchan sin cesar.

Un mundo mejor es posible, pero para lograrlo hace falta, sobre todo, una verdadera conciencia de ser humano solidario, capaz de emprender obras maravillosas sin sacrificar el entorno, de cultivar más para todos, de unidos luchar por la dignidad plena y el decoro del hombre.