En Cuba con mucha ternura

20110103232031-imagescapxrebe.jpg

La noticia conmovió a todos por su alcance y demostración de lo que es capaz un pequeño país, bloqueado y hostigado por la mayor potencia del mundo: Cuba cerró el año 2010 con una tasa de mortalidad infantil de 4,5 por cada mil nacidos vivos, la más baja de su historia y de toda América Latina.

Con mucha ternura, burlando penurias, poniendo los más significativos recursos en función de los niños, con mucha preocupación, y sobre todo con esa incansable batalla cotidiana por facilitar a las embarazadas lo elemental para su desarrollo integral.

Solo así el Estado Cubano ha podido demostrar que Sí se puede, cuando en materia de derechos humanos desde el vientre de una madre el ser recibe los beneficios de una sociedad hecha Con todos y para el bien de todos.

Y cada año decrece la mortalidad infantil, como también el número de madres fallecidas durante o después del parto.

Felices y llenos de gloria se multiplican los hijos de la patria, a sabiendas que en Cuba no hay nada más importante que un niño.