Se hace necesario ampliar la lucha por la liberación de los Cinco

20101122000533-imagesca00ld5b.jpg

Las condenas de Antonio Guerrero, Fernando González, Gerardo Hernández, Ramón Labañino y René González suman dos cadenas perpetuas más 99 años de prisión, caso inédito en el mundo de hoy y que ha devenido juego político del imperio en su larga lista de artimañas contra la Revolución y el pueblo de Cuba.

Los Cinco, como se les conoce, se encontraban en Estados Unidos para obtener información sobre los planes de organizaciones terroristas como la Fundación Nacional Cubano-Americana, Hermanos Al Rescate y Alpha 66, entre otras, con asiento en Miami.

Sin embargo, al ser apresados y enjuiciados de forma amañada, se les acusa de intromisión en los asuntos internos de la superpotencia, cuando en realidad su presencia no tenía otro objetivo que descubrir a tiempo actos hostiles que incluso atentaban contra la seguridad del imperio.

No cabe duda que tras más de 12 años de encierro en diferentes cárceles de los Estados Unidos y el silencio de las autoridades y principales medios de prensa de ese país, la lucha por la verdad debe aumentar, para que el mundo conozca que mientras los Cinco guardan injusta prisión, connotados terroristas internacionales como Orlando Bosch son homenajeados en universidades de Miami.

Cientos de comités de solidaridad se han creado en todo el planeta y en fecha reciente la ciudad cubana de Holguín fue la sede del Sexto Coloquio Internacional por la libertad de esos pacifistas, donde hubo consenso en utilizar resoluciones, mociones y otros documentos aprobados por los parlamentos con anterioridad.

Los delegados de más de 50 países allí reunidos coincidieron en extender la comunicación hacia sus homólogos en Estados Unidos, además de solicitar pronunciamientos de los Parlamentos Europeo, Centroamericano y Latinoamericano.

Este caso es absolutamente político y solo la solidaridad internacional podrá lograr su regreso a Cuba y al seno familiar de quienes como antiterroristas aman la paz y el decoro de los hombres.

La actual etapa es crucial, por lo que es fundamental intensificar las acciones durante los dos últimos años de la primera administración de Obama para que quienes guardan injusta prisión puedan devolver al seno su patria toda la gloria que les ha tocado vivir en defensa de la humanidad.