¡Adelante cubanos!

20101220111048-imagescatehwdt.jpg

En la búsqueda de alternativas que permitan el avance impetuoso de la Revolución y el Socialismo, anda la sociedad cubana actual, enfrascada en los debates del Proyecto de Lineamientos Económicos y Sociales y tras la culminación del  Sexto  Período Ordinario de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Análisis, enfoques, criterios, decisiones y matices diversos, caracterizan los días finales del 2010, en medio de presiones externas bien conocidas y una crisis económica mundial que toca muy de cerca el panorama diario.

Sin embargo, la decisión es vencer y seguir adelante. Así lo atestiguan en cada una de las provincias, municipios y poblados, donde prestos al combate por afianzar lo que tienen desde 1959, los cubanos emprenden cada jornada,  a sabiendas que son dueños absolutos de su destino.

Las palabras de Raúl Castro Ruz definen por sí solas el deseo inmenso de avanzar y de no tropezar de nuevo con la misma piedra, para lo cual se fundamentan en historias y realidades:

“Durante el próximo año proseguiremos de manera decidida en la reducción de los gastos superfluos, promoviendo el ahorro de todo tipo de recursos, el cual, como hemos dicho en varias ocasiones, constituye la fuente de ingresos más rápida y segura a nuestra disposición en estos momentos.

Igualmente haremos, sin descuidar en lo más mínimo, sino elevando la calidad de los programas sociales en las esferas de la salud, la educación, la cultura y el deporte, en las cuales se han identificado enormes reservas de eficiencia en el uso más racional de la infraestructura existente. También incrementaremos las exportaciones de bienes y servicios, al tiempo que continuaremos concentrando las inversiones en aquellas actividades de más rápida recuperación.”

El Presidente cubano expone que la polémica es necesaria, siempre que se haga con el deseo inmenso de proseguir por el camino correcto:

“No hay que temerle a las discrepancias de criterios y esta orientación, que no es nueva, no debe interpretarse como circunscrita al debate sobre los Lineamientos; las diferencias de opiniones, expresadas preferiblemente en lugar, tiempo y forma, o sea, en el lugar adecuado, en el momento oportuno y de forma correcta, siempre serán más deseables a la falsa unanimidad basada en la simulación y el oportunismo. Es por demás un derecho del que no se debe privar a nadie”.

También dejó bien claro que la Formación Económico Social escogida en Cuba tiene sus particularidades y que corresponde solo a los cubanos su exitosa edificación:

“La construcción del Socialismo debe realizarse en correspondencia con las peculiaridades de cada país. Es una lección histórica que hemos aprendido muy bien. No pensamos volver a copiar de nadie, bastantes problemas nos trajo hacerlo y porque además mucha veces copiamos mal, como decíamos ayer; aunque no ignoramos las experiencias de otros y aprendemos de ellas, incluyendo las positivas de los capitalistas”.